QUIÉN hay detrás

QUÉ hay detrás

INICIO

Pgs.  1    2    3    4    5    6

INGENIEROS INVENTORES O INNOVADORES

(Conferencia en el IIE del día 9-6-2009)


JESÚS de la PEÑA HERNÁNDEZ

Vicepresidente del Comité de Inventiva y Creatividad del IIE


RESUMEN

     El estudio presenta una solución para que la capacidad de los Ingenieros Inventores o Innovadores se pueda aplicar en la creación o en la innovación.

     En el Preámbulo se aclaran los conceptos que después se manejarán o que simplemente sirven para situar el contexto que se trata.

Al considerar la problemática de los Ingenieros Inventores o Innovadores se hace un análisis completo que incluye:

     La situación de partida. Los diferentes tipos de Ingenieros Inventores o Innovadores. Sus características técnicas y humanas. La diferencia entre un inventor y un Ingeniero Inventor o Innovador. Las insalvables dificultades actuales de estos ingenieros. Lo que se puede potenciar de la estructura investigadora actual, y lo que habría de crearse como nuevo. Estructura de un sistema adaptado a la configuración autonómica de España y al sistema de investigación vigente. Investigación teórica e innovación tecnológica. Contrato de colaboración. Cómo conseguir que la idea de un ingeniero se convierta en riqueza social: Ejecución de prototipos, patentes, transferencia al mundo empresarial, publicación. Formalidades técnico-administrativas: proceso. Las ventajas que añade la nueva implantación para reducir los inconvenientes que ahora se achacan al actual sistema público de investigación. Potenciación de las interfaces técnico-administrativas.


NOTA PREVIA

     El presente estudio es una extracción y adaptación de otro que hice con ocasión del Primer Centenario del Instituto de la Ingeniería de España (año 2005), y que, por razones que no vienen al caso, quedó inédito.

Uno de los ponentes en aquel Congreso fue quien a la sazón era Director General de Política Tecnológica D. Carlos Alejaldre. Su conferencia me llamó la atención en lo relativo a las intervenciones singulares de la política tecnológica que afectaban a las Comunidades Autónomas, como reflejo de lo implementado en los diferentes países de la UE.

Comoquiera que esto y algunas cosas más estaban en sintonía con mi trabajo, decidí enviárselo. De su amable respuesta retengo lo siguiente:

... Además de felicitarle por la orientación y conclusiones de su trabajo, aprovecho para confirmarle mi interés por los temas que suscita, y cuya visión nos viene muy bien a la hora de definir políticas y programas de transferencia de conocimiento. ...

El Dr. Carlos Alejaldre dejó su actividad en el Ministerio de Industria al ser nombrado recientemente Director General Adjunto del Proyecto ITER (International Thermonuclear Experimental Reactor).

Añadiré, como coincidencia curiosa, que hace escasas semanas el propio Dr. Alejaldre se sentó a esta misma mesa para darnos cuenta pormenorizada del avance de tan singular proyecto.


PREÁMBULO

     Naturalmente, la ingeniería siempre ha sido innovadora, puesto que en eso consiste precisamente el ingenio. Lo que ocurre es que ahora la innovación se reviste de unas características realmente novedosas, si se permite la redundancia, y a ellas hay que hacer frente.

Antes, todo era muy estable: la riqueza, la miseria, el empleo, los productos, los beneficios, los negocios ...

Hoy ya no es lo mismo. Hay mucha volatilidad, incertidumbre, inseguridad, riesgo ... Competencia siempre hubo, pero la de ahora es despiadada. Los mercados están saturados y los negocios recurren a estrategias que nunca antes se operaron con la agilidad actual. A un mercado que no absorbe productos se le ofrece servicios y si no, productos “innovados”, circunstancia ésta que habrá que analizar más cuidadosamente. En último caso, agotados otros recursos, los negocios se absorben unos a otros en una carrera loca y puramente especulativa.

Inmediatamente salta a la vista la paradoja: mercados saturados y negocios en dificultades conviven en el reino de la excesividad, de lo superfluo. Simultáneamente, y a su lado, el reino de la carencia, de la miseria y del abandono. Que también es volátil, pues se puede cambiar la precariedad por la indigencia en lo que tarda en pasar una sequía, una inundación o el señor de la guerra con sus huestes.

A pesar de todo, la Ingeniería no renuncia a su papel. Por eso es preciso clarificar conceptos y describir bien los términos al uso, no sea que alguno de ellos, de tanto emplearse, haya perdido el significado que siempre tuvo para el no iniciado.

Nos queremos detener, pues, en términos como investigación, desarrollo, innovación y sus compuestos combinados, así como en sus asociados ciencia, técnica y tecnología.

Para empezar, vemos que investigación y desarrollo van siempre tan pegados uno a otro como los ilergetes Indíbil y Mandonio. Del desarrollo no se habla si no es adherido a la investigación con un signo +, y sin embargo tiene vida propia. Es hora de desligar ambos conceptos por más que el diccionario de la RAE asocie a la investigación actividades tanto intelectuales como experimentales.

Por otra parte, el interesado en  la doctrina investigadora casi nunca está seguro de si la innovación incluye a la investigación o es algo sobrevenido a ella.

Por todo ello vamos a tratar de sistematizar la cuestión en el siguiente cuadro. Nos resultará útil cuando analicemos las actividades de los Ingenieros Inventores o Innovadores ya que éstas se pueden asentar en una gran variedad de campos.






























(1) Especular: Desarrollar ideas o teorías mediante reconsideración de un tema o de una materia, generalmente sin apelar a la experimentación o a la introducción de nuevos datos (Webster).



Como puede deducirse, el desarrollo es una actividad de validación del resultado de actuar, tanto sobre una conjetura como sobre un conocimiento.

Distinto es que las actividades de investigación y desarrollo se lleven a efecto, si se dan en coincidencia, a modo de vaivén y no siempre de forma lineal.

Otra cosa que se pone de manifiesto en el cuadro es el abuso que supone hablar de “productos innovados” o de innovaciones tecnológicas cuando en su raíz no existe casi nunca ningún conocimiento científico nuevo y sí, en cambio, un aligeramiento de prestaciones básicas (con frecuencia fiabilidades referidas a misiones menos exigentes), o un aumento de prestaciones superfluas que ya estaban “retenidas” en el diseño “anticuado”. Todo ello para conseguir mayor rotación del inmovilizado y consiguiente aumento del beneficio.

El cuadro describe la innovación tecnológica abierta a distintos tipos de conocimiento. Si se trata de un conocimiento científico tendremos una innovación radical, pero eso no será lo habitual. Lo corriente será encontrarnos con innovaciones que vienen determinadas por la prisa para reducir inventarios, rotar productos de almacén, y en definitiva rotar el capital. La prisa no nos da tregua, no nos permite esperar hasta tener consolidado el próximo conocimiento científico.

Y como hay que guardar las formas, se sigue diciendo que la innovación tecnológica parte de un conocimiento. Pero de un conocimiento que no es científico casi nunca. Puede tratarse de conocimiento del mercado o conocimiento de las nuevas formas de organizarse. Son las que  se llaman innovaciones incrementales.


ACLARACIONES

CA: Comunidad Autónoma.

CCAA: Comunidades Autónomas.

CPI: Centro Público de Investigación.

I+D+I: Investigación, Desarrollo e Innovación.

ICO: Instituto de Crédito Oficial.

II: ingeniero inventor o innovador.

IIE: Instituto de la Ingeniería de España.

III: Instituto para la Ingeniería Innovadora.

OPI: Organismo Público de Investigación.

OTRI/OTT: Oficina de Transferencia de Resultados de Investigación / Oficina de Transferencia de Tecnología.

PRICIT: Plan Regional de Investigación Científica y Tecnológica.

T de I: Taller de Innovación.




                                                                                                                                SIGUIENTE

PAG  1 / 6